Campamento tecnológico

Tecnología - martes, 02 de julio de 2013

Euskadi exporta tecnología con un campamento que tuvo su primera edición en Bilbao hace 2 años y ya ha multiplicado por 6 su numero de alumnos

 Hace apenas dos años el interés de un padre por fomentar el acercamiento de su hijo a las tecnologías que marcarán el futuro -informática y robótica- se concretó en la organización en Bilbao del primer CampTecnológico de verano dirigido a niños y adolescentes. El éxito y la acogida de esta iniciativa fueron tan grandes que dos ediciones más tarde -acaba de comenzar la tercera edición- el número de asistentes se ha multiplicado por seis, las sedes han pasado de una a doce y la demanda de cursos y actividades no para de crecer.

El modelo de campamento tecnológico que Jesús Ángel Bravo puso en marcha en el verano de 2011 se ha convertido en un producto de exportación desde Euskadi al resto del Estado español, donde se va implantando a medida que padres, docentes y jóvenes conocen la existencia de estos cursos. Durante este verano se desarrollarán campamentos tecnológicos en ocho capitales: Bilbao, Donostia, Gasteiz, Iruñea, Madrid, Barcelona, Santander, Logroño; y cursos en cuatro localidades vascas: Zornotza, Zalla, Bakio y Ordizia.

Se prevé que alrededor de 1.500 niños y adolescentes de entre 7 y 18 años participen a lo largo de dos meses en los talleres de robótica, creación de videojuegos y animación digital que, en muchos casos, se combinan con la práctica de euskera e inglés. El éxito y el crecimiento exponencial que han registrado los cursos del campamento tecnológico son "un reflejo de la sensibilidad y el esfuerzo que hacen los padres para que sus hijos estén lo mejor preparados posible para un mundo muy cambiante y dinámico que requiere profesionales polivalentes".

Jesús Ángel Bravo, un emprendedor relacionado con el mundo tecnológico, que impulsó y arrancó de la nada estos campamentos, señala que ahora el reto es seguir extendiendo el modelo a nuevas ciudades y zonas del Estado español y hacer que el contacto de los jóvenes con las tecnologías se mantenga a lo largo de todo el año con la creación de clubes que den continuidad a lo aprendido en el campamento.

A LO LARGO DEL AÑO "El modelo que hemos desarrollado de talleres intensivos en verano sirve para despertar el interés por la tecnología de una gran parte de los chicos y chicas que participan en ellos -explica Bravo-, pero la idea es que una vez que han establecido ese contacto y que han hecho la inmersión tecnológica del campamento, no tengan que esperar hasta el verano siguiente para seguir desarrollando los conocimientos adquiridos o para trabajar en proyectos. Por eso este año hemos puesto en marcha un club donde esos chavales se reúnen todos los sábados para seguir en contacto con otros que tengan sus mismas inquietudes, abordar proyectos más complejos que los que iniciaron en el campamento o incluso crear equipos para participar en competiciones estatales e internacionales. De momento solo existe el club de Bilbao, pero a partir del próximo curso escolar vamos a extender la iniciativa al resto de sedes de los CampTecnológico".

Para que los clubes en los que los niños y adolescentes amplían sus conocimientos de robótica, aplicaciones y programación sean una realidad los responsables de los campamentos quieren llegar a acuerdos con ayuntamientos, centros educativos o asociaciones culturales, con el fin de que faciliten los locales, mientras que el equipamiento y los monitores los proporciona la organización del Camp.

Muchos de los chicos y chicas que participan en el campamento tecnológico hacen más de un taller o se plantean asistir a nuevas ediciones por lo que los organizadores han decidido añadir nuevos niveles de conocimiento y más áreas. Este año, a los módulos de robótica, creación de videojuegos y animación digital se han sumado los de robótica avanzada y electrónica, con aplicaciones como Minecraft y videojuegos para móviles. "Estamos incorporando proyectos y herramientas más complejas, para los que tienen niveles más altos. Hemos incluido un taller sobre Minecraft, que es un juego on line de mucho éxito. A los que se han apuntado a este taller les vamos a enseñar lenguaje Java sobre la plataforma Minecraft, para que no solo sean capaces de jugar, sino también de construir su propio mundo dentro de ese mundo virtual", explica Jesús Ángel Bravo.

EXTENSIÓN Sobre la rápida extensión del modelo de CampTecnológico a todas las capitales vascas y a otras ciudades del Estado, Jesús Ángel Bravo puntualiza que con el propósito de ofrecer los mismos estándares de calidad en los talleres de todas la sedes, no se ha elegido el sistema de franquicia y el control de toda la organización lo llevan los impulsores del proyecto. Sin embargo, sí cuentan con socios locales y también han creado la figura del coordinador regional, "que es un profesional del ámbito de la educación o de la tecnología que desea compartir con nosotros la extensión de este proyecto en su zona de influencia". Apunta que en grandes ciudades, como Madrid y Barcelona, puede haber varios coordinadores, mientras que en el resto de capitales la idea es que haya uno que sirva de correa de transmisión con los agentes educativos e institucionales locales. "Nos interesa mucho establecer contacto con todos los centros educativos de primaria y secundaria, porque el manejo de todo este tipo de tecnología y nuestro planteamiento de trabajo en equipo son habilidades que les van a venir muy bien a sus alumnos", añade Bravo.

Volver al kiosko